4.1.06

Volver a los diecisiete

Cinco monas capuchino de la variedad marrón han sido sometidas al experimento en la Universidad de Emory, Atlanta. Se pretendía estudiar su capacidad de reacción ante el trato desigual.

Se les pidió una tarea a cambio de una recompensa (un pedazo de pepino), si bien una de ellas recibía uvas de premio, fruto más apreciado por la especie.

En la mayoría de las pruebas en que no se produjo un intercambio servicio/pago ajustado a las reglas de la igualdad, las primates se rebelaron lanzando al aire el objeto de la prueba o el premio recibido. Es decir, rechazaron el pepino cuando observaron que otra colega obtuvo un premio más valioso (uvas) por el mismo o menor esfuerzo. Además, al ver que una de las monas recibía uvas sin haber trabajado, las demás se negaron a continuar la tarea.

(Lo encuentras en el periódico, no en lugar destacado sino en un rincón: ¡como si fuera una bagatela! Lo relees varias veces. Has cumplido 40 años. No sentías nada igual desde El Manifiesto Comunista.)

2 comentarios:

Antón dijo...

Volver a los 17 va con intención, claro, y me suena de Nacha Guevara o Violeta Parra:

se va enredando-enredandó como el musguito en la piedrá y va trepando-trepandó como en el muro la hiedrá. O por ahi, no?

Antón dijo...

La letra completa de la canción es esta, y la han cantado muchos interpretes sobretodo de Latinoamerica:

Lo que puede el sentimiento no lo ha podido el saber,
ni el mas claro proceder ni el mas ancho pensamiento
todo lo cambia el momento colmado condescendiente,
nos aleja dulcemente de rencores y violencias
solo el amor con su ciencia nos vuelve tan inocentes

Se va enredando…

El amor es torbellino de pureza original
hasta el feroz animal susurra su dulce trino,
retiene a los peregrinos, libera a los prisioneros,
el amor con sus esmeros, al viejo lo vuelve niño
y al malo solo el cariño lo vuelve puro y sincero

Se va enredando…

De par en par la ventana se abrió como por encanto
entro el amor con su manto como una tibia mañana
y al son de su bella diana hizo brotar el jazmin,
volando cual serafin al cielo le puso a retes
y mis años en diecisiete los convirtió el querubín

Se va enredando…