14.4.09

Sin pena ni gloria

Unos segundos antes de morir, pensó:

“Tengo la impresión de que mi vida ha sido gris y anodina. Una vida olvidable, sin gloria ni legado. Una vida de mierda.

Pero creo que no causé la ruina a otros. Creo que no arrastré a nadie a la locura. Creo que no empujé a nadie a la miseria, la perdición o la desgracia.

No es, a fin de cuentas, tan poco.”

2 comentarios:

Saphira dijo...

Hola amigo! Si en verdad vivio de esa manera tuvo una gran vida y ha de estar en el cielo con el alma limpia, debe haber sido un gran hombre que seguramente no será alvidado mientras tu escribas sobre él.
Besos

saiz dijo...

Gracias, Saphira. Tu comentario está llamado, como siempre, a integrarse en el relato, que también podía haberse titulado así como tú dices: "Alma limpia". En fin, no es fácil irse de aquí limpio: sin manchas de abyección ni sordidez.

Besos también para ti.