21.4.09

Plutonio

Ese mismo día de 1945 otra niña se despertó en Nagasaki y jugó también con muñecos de arcilla y porcelana, pero de pronto un resplandor

2 comentarios:

Yahaira Valverde dijo...

Me encanto tu relato, es preciso, corto. Y pensar que fue cierto, ni siquiera podemos negar.

Sabes, lo peor es que hay personas que no tienen nada que ver en este conflicto pero son los más afectados.

saiz dijo...

La mayoría de las personas que sufren las consecuencias de la guerra no han tenido parte en su origen ni en su desarrollo.

Generalmente no es el interés nacional propiamente dicho lo que lleva a un Estado a intervenir en una guerra, sino el interés de unas pocas personas (pocas pero muy influyentes, que son las que presionan a los gobiernos para hacer la guerra).

Por supuesto, estos pocos interesados no sufren directamente las consecuencias más terribles de la guerra: ellos no van al frente, no arriesgan sus vidas, etc.

La esperanza es que, con el avance de los medios de comunicación (internet, etc), las sociedades tomen el control de sí mismas y no permitan que unos pocos indeseables decidan por ellas.

Gracias, Yahaira.