24.5.10

O todos o ninguno

Soñó que andaba por el arrabal de lo vivido. Eran calles recortadas por las que cruzaban sus recuerdos. Vio que unos, los recuerdos buenos, vestían de verde. Vio que otros, los malos recuerdos, iban de gris.

Considerándose dueño de aquella barriada, decidió expulsar a los segundos:

-Eh, vosotros, los grises: marchaos fuera.

Pero los recuerdos verdes se plantaron:

-Son nuestros amigos. Si los echas, nos marchamos también. Nos vamos con ellos y te dejamos solo. Así que elige. O todos o ninguno: o dejas que los grises se queden aquí o prepárate a afrontar tu inmemoria.

3 comentarios:

Blanca dijo...

A que Saiz, tu con tus cosas, digo, los recuerdos con su asociación...si, supongo que es parte del sazón, si los tenemos de referentes, se sienten, si no nó. Pierden calidad los sabores y sinsabores.
Saiz, me felicito por haberte encontrado, tan especial.

Aquí me quedaré... dijo...

Tener los dos es el equilibrio.
Los unos sin los otros no van a ningún lugar.

Besos a los dos

saiz dijo...

Gracias, Blanca y Aquí. Vuestros comentarios son el complemento para lo que escribí. Sin ellos, no estaría completo.

Un beso para ambas.