15.10.09

Y no seréis juzgados

Atasco de tráfico. Vehículos retenidos.

Paramos, avanzamos, paramos.

Una ambulancia se anuncia con sirena y destellos. Movemos los vehículos a la izquierda para dejar un espacio libre junto al arcén. Cuando avanza la ambulancia, un coche le sigue y se abre paso.

Cláxones, protestas. Acusamos y juzgamos:

–Tío jeta, aprovechón, caradura.

El coche se detiene. Su conductor sale y grita:

-El enfermo es mi padre. Lo llevan a Urgencias. En la ambulancia no había sitio para mí.

Y al oírlo desviamos la mirada: hacia el freno de mano o el acelerador.

2 comentarios:

Agu Papa dijo...

Estas cosas las escribís como experiencias vividas o sólo de tu imaginación? Porque esto es realmente raro, lo que no quita que sea muy bueno.

saiz dijo...

Hola, Agu Papa. Lo que lees es ficción. Otra cosa es que, en algún caso, pueda estar basado en experiencias personales. A fin de cuentas, quien escribe se proyecta parcialmente en el texto. Flaubert decía eso de "Madame Bovary soy yo". Obviamente no se refería a Emma (la protagonista de la novela), sino al relato en su conjunto, así titulado. La novela era él.