14.10.09

Volver a los diecisiete

Cinco monas capuchino de la variedad marrón han sido sometidas al experimento en la Universidad de Emory, Atlanta. Se pretendía estudiar su capacidad de reacción ante el trato desigual.

Se les pidió una tarea a cambio de una recompensa (un pedazo de pepino), si bien una de ellas recibía uvas de premio, fruto más apreciado por la especie.

En la mayoría de las pruebas en que no se produjo un intercambio servicio/pago ajustado a las reglas de la igualdad, las primates se rebelaron lanzando al aire el objeto de la prueba o el premio recibido. Es decir, rechazaron el pepino cuando observaron que otra colega obtuvo un premio más valioso (uvas) por el mismo o menor esfuerzo. Además, al ver que una de las monas recibía uvas sin haber trabajado, las demás se negaron a continuar la tarea.


Lo encuentras en el periódico, no en lugar destacado sino en un rincón: ¡como si fuera una bagatela! Lo relees varias veces. Has cumplido 40 años. No sentías nada igual desde El Manifiesto Comunista.

6 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

¿Es tu cumple?
Si es así, ¡¡¡¡felicidades!!!!!

saiz dijo...

Gracias, Aquí me quedaré. Pero no, no es mi cumpleaños. Lo de "has cumplido 40 años" es sólo ficción.

Saludos y gracias otra vez.

Blanca dijo...

Saiz, si esta nota es cierta, que enseñanza, como nos habla del "egoísmo del hombre", entonces no es tan exclusivo, y el concepto de igualdad, sería innato, me parece absurdo, también lo que digo. Ciao. Saiz.

saiz dijo...

Sí, Blanca. La noticia es cierta. La leí en el periódico español "El País" hace ya algún tiempo. Supongo que en Internet podrá encontrarse algo. (Intentaré hallarlo y te lo diré).

Y sí, yo creo que el concepto de justicia (a la vista, al menos, de esa experiencia) está instalado en la conciencia de los simios superiores. Del mismo modo que creo que hay un concepto innato de ética. De hecho, no se necesita ser creyente de ninguna religión para sentir remordimientos, o para tener una idea básica de lo justo y lo injusto. La ética de muchas religiones coincide sustancialmente con esa ética civil innata, inherente, instintiva; de modo que primero fue ese sentido de la ética y después su sacralización.

saiz dijo...

BLANCA: Al hilo de lo anterior, entontré esto en

http://news.bbc.co.uk


Los monos y el sentido de justicia
Dr. David Whitehouse
Editor de BBC Ciencia

Los monos tienen un buen sentido de la justicia y protestarán si ven que otro mono es mejor remunerado por cumplir la misma tarea.
Mono capuchino.
Un mono capuchino es un animal cooperador y además tolerable.

A esta conclusión llegaron un grupo de científicos de la Universidad de Emory en Estados Unidos, después de enseñarle a un grupo de monos a intercambiar fichas por comida.

Normalmente los primates quedaban contentos de recibir un pedazo de pepinillo, a cambio del "pago" de una de esas fichas.

Pero de acuerdo al estudio publicado en la revista Nature, los monos se ofendían cuando veían que uno de sus "compañeros" recibía un premio que consideraban más apetitoso, como por ejemplo una uva.

La ofensa llegaba a tal punto que algunos rehusaban trabajar y otros se negaban a comer.

Sarah Brosnan, una de las investigadoras que participó en el experimento, le dijo a la BBC: "Lo más interesante es la sugerencia de que la cooperación humana es más efectiva si hay sentido de justicia".

Sarah Brosnan y su colega, Frans Waal, intentaban ver si el sentido de justicia es un comportamiento producto de la evolución humana o el resultado de las reglas que se establecen en la sociedad.

Recompensas diferentes

Para eso Brosnan y Waal planearon un experimento utilizando monos capuchinos.
Monos capuchinos.
Siempre atento a lo que recibe el otro.

"Escogí a los monos capuchinos porque son muy cooperadores y porque vienen de una sociedad muy tolerante".

"Lo que hicimos fue diseñar un experimento para ver su reacción a los diferentes premios", explicó Sarah Brosnan.

Los monos que participaron en el estudio fueron separados en parejas y el experimento consistió en premiarlos de diferente manera por una misma tarea.

Según Brosnan estos primates "nunca habían estado en este tipo de situación donde se les recompensaba de forma diferente".

"En ocasiones, se les premiaba a los dos con un pepino o de repente a uno le dábamos una uva sin siquiera haber trabajado por ella", dijo Brosnan.

Según los investigadores, las reacciones fueron sorprendentes.

"Nosotros buscábamos una reacción específica y la conseguimos. Normalmente rechazaban la tarea que se les asignaba", señaló Brosnan.

"En otras ocasiones completaban la tarea pero no recibían el premio. Este es un comportamiento muy extraño", dijo la científica.

"A veces, ignoraban la recompensa, otras veces la aceptaban para después tirarla", agregó.

Monos capuchinos.
Nunca reaccionaron en contra de su pareja, ni tampoco las culpaban.
Sarah Brosnan

A los científicos nos les sorprendió que los monos demostraran cierto sentido de justicia, pero les llamó la atención cuando rechazaron una compensación que había sido aceptada.

Eso si, dijo Brosnan: "Nunca reaccionaron en contra de su pareja, ni tampoco las culpaban".

Expertos en el tema que comentaron estos resultaron dijeron a la BBC que es muy apasionante la idea de que el sentido de justicia ha tenido una larga evolución.

Para Sarah Brosnan, "es muy probable" que nuestro sentimiento de justicia sea anterior a la evolución de nuestra especie.

Después de esta investigación se ha empezado a estudiar qué extendido está esto en el resto de los animales.

"Actualmente estamos repitiendo el experimento con chimpancés para aprender más acerca del desarrollo evolutivo del sentido de justicia", señaló Brosnan.

Y agregó: "Yo sospecho que hay otras especies de primates de sociedad igualmente tolerables que mostrarán el mismo comportamiento".

Blanca dijo...

gracias SAiz, por tomarte la molestia de buscar el artículo precedente. Es muy interesante, lástima que mi conocimiento sea tan focalizado y me pierda de estudiar tantas y tantas cosas, que nos vienen a explicar muchas mas,se que no soy la excepción, pero aqui en México decim0s: "mal de muchos, consuelo de tontos" mas me vale no caer en ésto, jeje. Gracias de nuevo, Saiz.
Me alegro que te guste Juan Gaspar y sus reseñas de emigrado ilegal. En ocasiones me conmueven las andanzas que tan bien describe.Hasta lueguito.