19.4.10

Sin palabras

A veces dejan cerrada la puerta de la terraza, donde me ponen la comida, y entonces quiero decirles “abridme, necesito salir”. Otras veces tengo ganas de orinar, no puedo aguantarme e intento pedirles “sacadme a la calle”. También a veces se les olvida ponerme agua y quisiera decirles “llenad mi bebedero”

Trato de hacerme entender moviendo el cuerpo y ladrando. Pero a menudo no se enteran. Me preguntan “qué quieres” y yo vuelvo a ladrar y a moverme, y siguen sin entenderme. Es muy frustrante.

Echo en falta lo que ellos tienen. Con la boca articulan sonidos. Se parece a ladrar pero es muy distinto. Cada sonido significa una cosa. Tienen un sonido (“Canelo”) para llamarme a mí, otro para nombrar el agua, otro para la comida… Así pueden decir lo que quieren. Yo alguna vez he intentado ladrar agua, paseo, terraza, pero sólo me salen uau-uaus. Me gustaría tanto tener eso…

11 comentarios:

Blanca dijo...

Ay Saiz, nos hace falta que nos digan, pero...que tal si su encanto se debe precisamente a que no hablan, ya ves, nosotros los humanos con la lengua nos ahorcamos, ja, por habladores, Mira, cuando los retas y regañas a cien por hora, te mueven la colita, ¿ que tal si dicen una grosería horrible? jajaja...pero sería bonito hablar con ellos.

saiz dijo...

Pues sí, Blanca. Puede que el lenguaje humano sea fuente de desgracias y malentendidos. Tal vez sin lenguaje no habría mentiras, manipulaciones, estafas... Me pregunto si los animales echan de menos un lenguaje como el nuestro, no para usarlo espúreamente sino para comunicar lo que sienten y quieren. Tengo una gata, y a menudo maulla para pedir algo (que le pongamos agua fresca, que le abramos la puerta para entrar o salir...), pero a veces no sabemos lo que quiere transmitir con sus maullidos. En esos casos me pregunto, ¿echará de menos un lenguaje como el nuestro, para expresar con precisión lo que quiere? Por otro lado es cierto que muchos animales tienen, a su modo, otro tipo de lenguaje. Incluso las abejas, según he leído, vuelan describiendo círculos diferentes para transmitir información a sus compañeras de colmena. Sería estupendo poder hablar con los animales y que pudieran respondernos, pero hay un medio de hacerlo porque, aunque no entiendan nuestras palabras, sí hay algo que muchos animales (al menos los más próximos) captan, y es el tono de voz con que les hablamos.

Aquí me quedaré... dijo...

Primero quiero deciros a los dos algo.
Me encanta venir y encontraros,digo lo mismo en el blog de Blanca.
Es un placer inmenso.
Ahora vamos al lenguaje animal

Saiz ¿ Los gatos maullan siempre igual?
Los perros tienen distintos ladridos. Aunque no articulen sonido como nosotros, yo creo que no entienden.
Y deben pensar que estamos un poco locos.

Y estoy con Blanca ¿ Te los imaginas diciendo groserías cuando hacemos algo mal?

Mejor calladitos.

Un beso a los dos

saiz dijo...

Sí, seguramente si los animales pudieran hablar nos cantarían las cuarenta. Y con todo merecimiento.

Besos también para ti.

Blanca dijo...

Hola, así que están en la charla, eh.
pues aparezco de nuevo, por lo visto hemos hecho un triangulo de amigos, lo agradezco y nos felicito, je.Méxxico- España-¿ tu de donde eres Aqui?

Los perros si nos entienden, los gatos son mas reservados, vieran que , tengo una coneja, y parece que también capta un poquito.
Nos leemos.

saiz dijo...

Hola, Blanca. Mi gata entiende perfectamente una palabra: "atún". Cuando la oye empieza a maullar para que le demos. Creo que ya lo dije en un comentario anterior. Como se ve, no es tonta del todo...

Blanca dijo...

http://video.mx.msn.com/watch/video/la-perra-mas-inteligente-del-mundo/9d2c7hnx
Mira Saiz, te traje este enlace, dale una miradita. Hasta luego
Mi perro era atento al "vamonos", creo que era su palabra favorita.

saiz dijo...

Hola, Blanca, ya he visto el vídeo que recomiendas. Me ha gustado mucho, pero sinceramente no me ha extrañado. Todas las personas que hemos tenido un perro sabemos que poseen una inteligencia enorme, ¡y sin necesidad de ser entrenados!. Yo tuve una perra que sabía cuando íbamos a salir de casa y, desde antes de ponernos en marcha, ya ladraba para pedir ir con nosotros y que no la dejáramos sola (porque, eso sí, tenía una especie de pánico a la soledad). Esta perra también identificaba el ruido del motor del coche de mis padres, y así adivinaba su llegada cuando aún iban por la calle. Además, los perros seguramente no sólo entienden buena parte de nuestro lenguaje verbal, sino también otros lenguajes que nosotros ignoramos, como el gestual, además de lo que captan (olores, estados de ánimo, intención, afabilidad, miedo...) que nosotros no captamos.

Gracias por avisarme del vídeo.

Un abrazo.

M.Carme dijo...

si es cierto los animales no hablan, pero todos a su manera tienen un modo de comunicarse. Si eres poseedor de un perro , lo quieres y te fijas en las cosa que el hace, como lo hacemos con un niño pequeño, aprenderas a saber lo que el desea, por que a su manera el te lo dirá; un gruñido, un ladrido en diferente tono, plantarse en la puerta y ladrar etc.... Al fin y al cabo los humanos tenemos tantos idiomas, que trabajo nos cuesta llegar a entendernos. Me parece más fácil llegar a entender a los animales.

saiz dijo...

Gracias, M. Carme. En el caso de los perros, creo que tanto tiempo de convivencia (simbiosis) con los humanos, los ha "humanizado" bastante, de modo que su grado de compenetración con nuestro lenguaje es muy intenso. Y no sólo con nuestro lenguaje verbal, sino también con el de nuestro cuerpo, nuestros gestos y actitudes. A mí me llama la atención ver perros "llorando" en la puerta de los supermercados, esperando que vengan sus amos (porque no pueden entrar y tienen que quedarse atados en la puerta). A menudo no es sólo comunicación, sino empatía, es decir, transmisión de los estados de ánimo (alegría, tristeza, ansiedad...) del hombre al perro. Por supuesto, quien nunca haya tenido un perro creerá que todo esto son fabulaciones e hipérboles. Nadie debería opinar sobre este tema sin antes haber recibido el amor de un perro.

Aquí me quedaré... dijo...

M.Carme.
Sin lugar a dudas es mucho más fácil entenderse con ellos que entre los humanos.
A veces pienso si realmente la palabra sirve para algo.