22.2.10

Tengo una pregunta para usted

Inesperadamente, sin avisar, irrumpe en el Congreso Bíblico. Se presenta y muestra su credencial de enviado de Yahvéh: una lengua de fuego cayendo sobre su cabeza.

Los congresistas, sorprendidos, interrumpen la ponencia (sobre Salmos y Parábolas) que estaba discutiéndose y ceden al recién llegado el lugar preeminente.

El emisario se sienta en la presidencia y se dirige a los congregados:

-Podéis preguntar lo que queráis. Resolveré vuestras dudas bíblicas. Os aclararé todo. Todo menos, quizá, alguna cuestión.

Un exégeta de la Biblia, sintiendo que ha llegado el momento de resolver el gran misterio, levanta su mano, se acerca el micrófono y dice:

-Reverendísimo emisario: el Apocalipsis lo entiendo. Se comprende que Yahvéh quiera acabar con todo esto. Lo que, en cambio, no entiendo es el Génesis. O sea: ¿para qué creó el mundo?, ¿con qué objeto?

Y el enviado, tras carraspear, contesta:

-Me parece que empezamos mal. Es justo la pregunta que no estoy autorizado a responder.

4 comentarios:

Yahaira Valverde dijo...

Jajajaja.... perdona me causo gracia el relato. ¡¡Excelente!!!...

Me subiste el ánimo. Gracias Saiz. Escribes maravillosamente.

saiz dijo...

Gracias, Yahaira. En la Biblia hay detalles muy llamativos. Uno de ellos es que Yahvéh prohibió a Adán y Eva comer una manzana. Y ¿por qué una manzana? Lo lógico es que les hubiera prohibido comerse a la serpiente. En tal caso se la habrían merendado. (Ya se sabe que a los humanos basta que nos prohíban hacer algo para que lo hagamos.) Y, dado que la serpiente era allí la encarnación del Maligno, al ser devorada la serpiente por Adán y Eva se habría acabado todo el problema. Vamos, digo yo...

M.Carme dijo...

Esta bien el relato, a mi casi me pareció un chiste, me hizo reir la respuesta final.De esa forma nos quedamos igual que estamos.

saiz dijo...

Así es, M. Carme. Se ve que para la gran pregunta no hay respuesta a nuestro alcance. Y si te hizo reír, me alegro: casi todo tiene también su parte cómica, sólo hay que buscarla.