14.7.09

Cuéntame

Abuelito, si quieres contarme tus batallas, cuéntamelas enteras.

Descríbeme esos muertos que quedaban tumbados con los vientres abiertos, las heces rebosadas.

Y no olvides hablarme del olor a cadáver, de las moscas azules posadas en los ojos, del miedo en las trincheras, los brazos amputados, la metralla en las piernas, las cuencas, los muñones...

Abuelito, si quieres contarme tus batallas, cuéntalo todo. Todo. No silencies la parte que querrías olvidar.






2 comentarios:

Saphira dijo...

El olvido es tal vez una de las mas asombrosas capacidades del ser humano junto con el perdón que nos permiten seguir adelante. Creo que tiene que ver un poco con la idea que tenía Nietzche sobre la voluntad y el deseo de vivir. el perdonar y olvidar puede que sea un bálsamo.
Besos

saiz dijo...

Sin duda, Saphira. Yo creo que nuestra mente tiene una tendencia a borrar, o al menos difuminar, los recurdos peores. A dulcificarlos con el tiempo. Es lo que se llama "memoria selectiva".

Debe ser por eso que, a menudo, cualquier vivencia del pasado nos parece mejor que la actualidad. De ahí que hablemos con añoranza de los "viejos tiempos". De ahí que se diga que "cualquier tiempo pasado fue mejor", etc.

Lo único cierto es que cualquier tiempo pasado fue... anterior.

Al hilo del relato, hay gente que rememora vivencias en una guerra e incluso las recuerda con cierta nostalgia. ¿Cómo es posible? Supongo que por ese mecanismo de olvido selectivo a que antes aludía.

En el relato intentaba poner en cuestión la visión positiva que en algunos textos, desde hace muchos siglos, se hace de la guerra. Desde la Ilíada de Homero al Cantar del Mío Cid; o películas en que la guerra aparece idealizada (por el compañerismo, por la solidaridad, por el valor...), ocultando con ello su verdadero rostro: ése que descubren todos los que efectivamente participan en una guerra (aunque después tiendan a olvidarla): las heridas, los miembros arrancados, los cadáveres descomponiéndose en los caminos, etc. Por suerte no todos los que elaboran una obra de ficción basada en una guerra esconden esta realidad. Ahí tenemos películas como Apocalypse Now, La Chaqueta Metálica, Cartas desde Iwo Jima, y otras.

Besos también para ti.