9.1.09

Sobras completas

Por respeto a sus posibles lectores, trató de decir lo mismo con la mitad de las palabras. Y comprobó que era posible.

Luego intentó decirlo con la cuarta parte de las palabras. Y comprobó que también podía.

Entonces se armó de valor. No le fue fácil, pero arrojó al suelo las palabras sobrantes, cogió una escoba, las barrió y las tiró a la basura.

Releyó el texto tal como había quedado. Es verdad que, con la reducción, ganaba.

Pero no lo abrevió por eso, sino por respeto a quienes lo leyeran.

5 comentarios:

Yahaira Valverde dijo...

A mí con lo díficil que se me hace escribir, a mi las sobras son las que mas abundan. Trato de explicarlo todo y cuando lo leo parece una telaraña y cuando quiero abreviar mi imaginación me lleva por otros lares y vuelvo a empezar con lo mismo.

Gracias por el relato.

saiz dijo...

Lo que pasa es que, cuando he leído una novela y me ha gustado, suelo pensar que, si se hubiera comprimido (es decir, si se le hubiera restado lo que -en mi opinión: claro está que es algo muy subjetivo- le sobra), la novela sería todavía mejor.

Hace poco leí "El nombre de la rosa", de Umberto Eco (una novela que tiene más de veinte años, pero que, debido a que ya la había visto adaptada al cine, no me decidía a leerla). Pues bien, la novela me gustó mucho. Pero su lectura me ha vuelto a producir esa impresión: que, para ser perfecta, le sobra texto.

Es como esas películas a las que claramente se ve que les sobra metraje. Supongo que para todo creador debe ser muy duro, después de haber escrito o filmado algo, meterle la tijera. A lo mejor tendría que venir un tercero, alguien que no haya participado en el proceso creativo, a podar el conjunto.

Yahaira Valverde dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yahaira Valverde dijo...

"El nombre de la rosa" lo leí hace 12 años, y sobra texto, bastante.

La película me gusto mucho sobre todo cuando ví las escenas de la biblioteca y la abadía, aparte de la trama.

Cuando leí el libro, uffff me perdía entre una y otra historia.
Y tienes razón en lo que dices.

De todas las películas que me ha gustado más y que guarda un relación equilibrada entre uno y otro es "El Señor de los Anillos", al menos eso me parece.

Me leí los tres libros. Y la versión de película y libro son buenas. No menciona todo, sino imáginate ¿Cuánto hubiera durado?

Me agrado enormemente.

Hay películas que son terribles y muy diferentes a lo que hay en el libro. Por ejemplo: "Lo que el viento se llevo", nop. No termine de leerlo, y ya faltaban unas 160 páginas.

Hice trampa...leí el final antes de terminarlo.

Saludos Sáiz

saiz dijo...

Las conversiones de novelas al cine suelen resultarme decepcionantes. Como excepciones se me ocurren "Muerte en Venecia" y "La ciudad y los perros". Ambas me parecieron dignas adaptaciones.