17.1.09

Esto no es un cuento

Mientras en el frente morían los soldados, ambos ministros se reunieron para explorar la paz. A fin de distender la reunión tomaron crema de ostras, roastbeef, sorbete de mango y café con pastas. Pero al final las negociaciones se estancaron, por lo que el champán quedó en la cubitera. Ambos ministros se levantaron y se despidieron cortésmente mientras en el frente seguían muriendo los soldados.

(Obviamente esto no es un cuento sino una crónica.)

3 comentarios:

Yahaira Valverde dijo...

Se repite tan a menudo, que ya me parece costumbre, Sáiz.

Es bueno leerte, cuídate y que tengas un linfo fin de semana.

aurora dijo...

Es cierto, los que declaran la guerra, los ministros, los diplomáticos, etc no exponen su vida. No se arriesgan a que les peguen un tiro, les maten o mutilen. Y últimamente se las ingenian para que los que van a la guerra, a matar y a morir en ellas, sean soldados profesionales: casi siempre pobres o inmigrantes.

saiz dijo...

Yahaira, aurora. Tenéis toda la razón.