11.1.11

Pájaros en la cabeza

Se dictó una norma, la Ley de Defensa de la Realidad, que dispuso que:

Se prohíben las novelas y relatos.

Se prohíben las películas, las obras de teatro, las series de televisión, los cortometrajes, las radionovelas.

Se prohíben los poemas, los romances, las coplas.

Se prohíben los cuentos infantiles, los guiñoles, los títeres.

Se prohíben los comics, los tebeos, los dibujos animados.

Se prohíben las fábulas, las leyendas, los mitos.

Se prohíbe el humor gráfico, las viñetas, los chistes.

Se prohíben las canciones, los villancicos, las nanas.

Se prohíben metáforas, sugestiones, hipérboles.

Se prohíben evocaciones, ensoñaciones, premoniciones…

En cuestión de artes plásticas, se prohíbe todo lo que no sea copia de objetos y paisajes, sin distorsión ni abstracción. Las esculturas y pinturas (incluidas las rupestres) que no cumplan tales requisitos serán destruidas."

Se prohibió, en fin, todo asomo de ficción o inventiva.

El objetivo de la ley estaba claro: que nada nos aparte, que nada nos despegue de la realidad.

Pero pronto empezó la avalancha de delirios y de alucinaciones. Se multiplicaron los desórdenes psíquicos. Mucha gente hablaba sola por las calles. Otros andaban cabizbajos, entristecidos y arrastrando los pies, como almas en pena. Como muertos en vida.

Se disparó, también, la cifra de suicidios.

Y es que no había más alternativas que el delirio y la muerte. No había más salidas ni escapatorias. No había otras zonas de refugio o descanso.

Y por el bien de la realidad y de su percepción, para no acabar todos muertos o demenciados, las pocas mentes lúcidas que aún quedaban decidieron derogar la Ley de Defensa de la Realidad.

6 comentarios:

Blanca dijo...

A mi me condenarían a carcel o a reformatorio

saiz dijo...

Claro, Banca, porque "no sólo de pan (real) vive el hombre", sino también de sueños, imaginación, ilusiones, fantasía, irrealidad... Y si nos falta esto último, igual que si nos falta el pan (real), pues acabamos mal, en la cárcel o en el reformatorio -como tú dices-, al igual que esos pájaros que perecen de tristeza cuando se los enjaula. Un abrazo.

saiz dijo...

Escribí Banca en vez de Blanca. I´m sorry. Debe ser el párkinson, que hace que se me trabe la tecla. Un abrazo bis.

Aquí me quedaré... dijo...

Así andamos ya?
Buenos días.
Espero retomar todo o me mandaís al reformatorio, jeje.

Abrazos y bises de abrazos a los dos

saiz dijo...

Hola, Aquí, ¡qué alegría reencontrarnos todos en este 2011 que ya nos tiene cogidos por los pelos!

Blanca dijo...

Holaaaaa, No, Saiz, que nó
Nosotros, cogeremos de los pelos al 2011, o mejor, lo tendrémos suavemente en nuestras manos, él, dejandose hacer.

¿Que tal andamos, Saiz, Aquí, de informados en cuanto a curaciones inexplicables producto de Reiki, u otro tipo de imposición de manos?