5.1.11

Los que no vendrán

Como en la canción, él le dijo a ella (o ella le dijo a él) “Déjame, ya no tiene sentido, es mejor que sigas tu camino, que yo el mío seguiré…”.

Y desde algún no-sitio los futuros no-hijos de la pareja, con sus no-ojos muy abiertos, inobservando a sus no-padres concluyeron: “Así que no seremos engendrados. Vamos a no nacer nunca. Vamos a no existir”.

4 comentarios:

Blanca dijo...

¿ves ves? antes de nacer, nos cierran mil veces la puerta. ( no serán tantos, pero varias si, jeje)

saiz dijo...

Pues sí. Una forma de comerse el coco (como otra cualquiera) es pensar en todas las parejas rotas del mundo -en todos los amores que se frustraron- y en la inmensidad (millones de millones de millones de millones...) de personas -hijos de esas parejas rotas- que podrían haber sido engendrados y no nacieron ni van a nacer nunca.

Aquí me quedaré... dijo...

Me has dejado con la boca abierta...

Me viene a la cabeza el nombre del primer libro cuento o cuento libro que le ragalé a mi hija mayor.
Fanfamús.
la historia de un niño que no nació y se convirtió en fantasmita e iba recorriendo la casa y haciendo la vida de sus hermanos, una delicia.


Saluditos a los dos

saiz dijo...

Pues sí, Aquí. Los que existimos -los que llegamos a nacer- somos un porcentaje ínfimo (a lo mejor un 1%, o muchísimo menos que eso) de los que podrían nacer y sin embargo no nacen -ni nacieron, ni nacerán- nunca.