10.11.11

Física y química

Y podemos ya expresar la vida con una fórmula algorítmica, larga y compleja pero reducible a signos (letras y números), a elementos químicos, procesos, reacciones. Y no sólo la vida sino también los actos, las funciones, los avatares de ésta. Y tenemos la fórmula del miedo, la de la confianza (que es como la del miedo, pero un 7 en vez de un 5), la de la inquina, la del amor… Tantas fórmulas cambiantes, polinómicas (aquí un 8 en vez de un 4; allí un 2 en vez de un 6: otra distribución, otro guarismo). Y podemos expresar emociones con una fórmula o secuencia, aunque todavía no sabemos para qué nos sirve esto.

2 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Más o menos así, aunque no tengamos ni idea.

Un abrazo

saiz dijo...

Me acuerdo de una entrevista que leí, hace muchos años, a Severo Ochoa, en la que venía a decir que todos nuestros sentimientos y emociones son, a la postre, física y química. Aunque -admitía- física y química muy complejas.

Un abrazo. (Ahora paso por tu blog)