16.3.10

Unos habrían sido otros

Nacieron en un mundo desigual.

Unos nacieron en una familia rica y, cuando crecieron, aspiraron a conservar sus propiedades. Fueron conservadores.

Otros nacieron en una familia pobre y, cuando crecieron, aspiraron a salir de la miseria. Fueron revolucionarios.

Ninguno nació conservador ni revolucionario. Fue el entorno, el alrededor, quien los hizo así.

Si los conservadores hubieran nacido en una familia pobre, habrían sido revolucionarios. Si los revolucionarios hubieran nacido en una familia rica, habrían sido conservadores.

Los explotados habrían sido explotadores. Los explotadores habrían sido explotados.

Unos habrían sido otros, y otros habrían sido unos.

Se enfrentaron con saña. Mataron y murieron. (En Francia 1789, en Rusia 1917, en España 1936…; ¡tantas veces y en tantos sitios!)

Se decía que luchaban por las ideas. Sí, por las ideas sobre cómo repartir las fábricas, la tierra… De modo que no por las ideas, sino por las cosas.

Así pues, eran productos de su circunstancia. Unos y otros eran títeres de la materia.

4 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

¿Qué puedo decir?

Es así, es así....

Un beso

saiz dijo...

Pues sí, Aquí me quedaré. Ahora tengo a medio escribir otro relato que trata sobre este mismo tema. A ver si lo termino en breve.

M.Carme dijo...

Las grandes luchas siempre han sido por cosas, o como mucho por los ideales de unos pocos. Los demas"carne de cañon". Nadie se para a pensar en que las cosas podrian suceder a la inversa.

saiz dijo...

Así es, M. Carme. Yo creo que unos pocos hicieron la historia, y el resto (la inmensa mayoría) se limitaron a sufrirla.