9.7.10

¿Seguro que esto es real?

Érase una multitud de pantallas. Millones de pantallas diseminadas por el mundo y conectadas entre sí.

Además, cualquiera podía abrir libremente y gratis una dirección o página, y a ella podía accederse desde cualquier pantalla.

Para escribir y publicar no había que pasar por censuras, ni siquiera obtener la aprobación de un editor.

Y los demás, si querían, podían leerlo desde cualquier rincón del mundo con sólo teclear http: más esa dirección.

En buena lógica estaba llamado a ser un sueño o un delirio (como la teletransportación o los viajes en el tiempo). Tenía que ser el tema de un relato, "La red prodigiosa" o algo así (uno de esos cuentos de ciencia ficción). Había de ser quimérico y fantástico. Debía ser mera fabulación pero, sorprendentemente y por algún raro motivo, es real.

Tecleo y ahí están Blanca, Nán, Yahaira, Aquí..., y otros que pasan sin dejar tarjeta. Hablo con ellos, entro en sus páginas. Pulso teclas y toco lo imposible, palpo lo imposible con la punta de los dedos. Miro la pantalla y lo que veo es un sueño: un sueño sólido, huido, escapado del mundo de los sueños.

¿Seguro que es real? ¿Seguro que esto es real?

"Érase una vez…". No: en este caso no. En este caso "es" una vez.

6 comentarios:

anna dijo...

Y suerte...
Cada día mejoran tus posts, eso sí es un sueño! No parece real, pero sí... ;)
Un saludo!

saiz dijo...

Claro, Anna. De vez en cuando algún sueño, ya sea voluntaria o involuntariamente, se sale de la frontera de Villa Sueño y penetra en el prosaico territorio de Villa Realidad.

Blanca dijo...

Hola Saiz, Juan Gaspar te envía saludos.
Si quedó registrado en ciencia ficcioón, que llegaría ese día en que hiciesemos compras desde casa, viendo los productos del proveedor, también, que hablásemos, viéndo como en televisión al interlocutor, jajaja, si como no, hablar con la tele...'sueñan.
Y la tele-teléfono se hizo, y leer libros gratis, se da, y conocer gente de Chile, India, Alaska, Israel...quizá, mas allá de los sueños. Maravillas para nuestras generaciones, Saiz, para los nuevos, no se que tendrán en la imaginación del futuro.
Saiz, por lo pronto, gracias por dejar en esta ventanita, tus escritos. ¿ cuando podemos tener una video conferencia contigo?
Hasta luego.

saiz dijo...

Gracias, Blanca. Luego entraré en la página de Juan Gaspar, que la verdad es que hace tiempo no la visito. A lo de la videoconferencia todavía no he llegado. Para mí ya es una gran maravilla leer todo lo que escribís: poder leer a tanta gente que antes no escribía, y cuyos textos muchas veces me dicen más que los de autores consagrados que había que leer en libros. Así, gracias a este regalo de la vida que es Internet, he conocido a gente sumamente interesante... como tú. Un beso.

Aquí me quedaré... dijo...

La galvana veraniega me hace perezosa.
Aquí me siento bien.
Gracias a vosotros por todo lo que me aportaís.

Besos

saiz dijo...

Hola, Aquí, qué alegría, como siempre verte por el blog. Eso de la "galvana" me recuerda el habla que oía en mi niñez. Llevaba mucho tiempo sin oír esa palabra. Ahora la busco en el diccionario y dice "pereza, desidia o poca gana de hacer algo". Son palabras que decimos pero no escribimos, como "muermo", que viene a significar lo mismo. Y es que con estas calores (en Andalucía, donde viví de niño, lo decían así, en femenino: "la" calor, pero si además se decía en plural ("las calores"), entonces ya era puro cocimiento... Un abrazo.