18.5.12

Mirando al mar


El abuelo contaba a su nieto la primera vez que, con veinte años cumplidos, vio el mar.

-Entonces no se viajaba casi nunca. Tuve que esperar a hacer la mili para salir del pueblo. No como tú, que desde que naciste todos los veranos te han llevado a la playa.

Y el nieto, en vez de compadecerle, sintió envidia: “Qué suerte, poder conservar la impresión de ese encuentro, el instante en que sus ojos descubrieron, por primera vez, el mar”.  

7 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Si, tiene razón razón el nieto.
No guardo esa primera vez en mi memoria.
Sí en la de mis padres.

Besos

saiz dijo...

Hola, Aquí. Es triste haber perdido la capacidad de fascinación de cuando fuimos niños. Yo recuerdo los primeros catorce años de mi vida como si hubieran sido muchos más, y sin embargo después de esa edad el tiempo se aceleró de modo que los años pasaron velozmente, casi sin darme cuenta. Y es que una vez que uno deja de descubrir nuevas vivencias, el mundo se hace monótono, repetitivo, y no hay sensación de estar moviéndote por el tiempo.

Un beso.

Aquí me quedaré... dijo...

Vengo un momentito a contestarte y decirte que me encanta, verte de vez, en cuando por Aquí. Me gusta tus comentarios.

* Estoy dirigiendo teatro y actuando durante un mes y algo. ¡Fascinante!

No tengo la memoria del mar por una razón, la primera vez que me bañaron en el mar, tenía ocho días y fue mi primera salida a la calle. Por eso comentaba que guardo en la memoria lo que me contaron.
No he `perdido el recuerdo de mis años infantiles y de algunos de sus descubrimientos.

Podría contar miles de cosas sucedidas que siguen en mi memoria. Buenas y malas que la también las hubo.

Voy cenar. Vengo agotada

Un abrazo y otro a Blanca.
Voy a pasarme por su blog ahora mismo

Blanca dijo...

Hola Saiz, hola Aqui. Los leo.Yo no he parado de saltar sorprendida en muchos momentos de mi vida, de hace poco, de hace mucho. El otro día pensaba, que los sucesos son los mismos, sin embargo ese no se que en la mente los magnifica, minimiza, no los toma en cuenta, es tan complejo, ustedes lo saben bien. Lo he compartido con ustedes. Esa primera vez frente al mar, no, ahora no la recuerdo, pero recuerdo, cuando el viaje al mar fue en vehículos diferentes, un camión de traslado de materiales de construcción y una carreta tirada por un burro. El viaje fue el espectacular.El mar me imponía, creo que aún me queda algo así dentro. ¿ Baños eróticos a la luz de la luna? noooo, mejor, cuídame amiguito que tengo miedo. Ja. El mar. Ustedes, siempre dando pie para escribir.
Los extraño. Suerte en todo, felicidades y un abrazo a cada uno.

saiz dijo...

Saludos a vosotras. He estado unos días alejado del blog. Pronto vuelvo y también os visito. Un beso.

Aquí me quedaré... dijo...

Da igual si me visitas o no.

Escribe por favor

Besos y a Blanca cuando venga un achuchón

Blanca dijo...

Me llena tanto leer sus saludos. ¿ es que no los encuentro en facebook? o en twiter, anden, que hago el esfuerzo y pregunto como es eso, que lo tengo y no se ni para que sirve. Ya veremos, mis amigos de blog. Un abrazote a cada uno.