27.4.12

Quisiera decir tu nombre


Va a la ferretería a comprar tuercas y arandelas. Al pasar por la sección de pinturas se queda mirando las latas. Hay cientos, y en cada una un rótulo con el color de la pintura y su nombre. Se para y lee:

Blanco mármol. Blanco mate. Blanco satén. Blanco marfil…

Verde olivo. Verde laguna. Verde manzana. Cetrino…

Azul cobalto. Azul pastel. Cárdeno. Índigo…

Gris plata. Gris niebla. Gris ceniza. Gris acero…

Marrón cuero. Marrón mostaza. Caoba. Vainilla…

Escarlata. Carmesí. Bermellón. Burdeos…

Sepia. Granate. Magenta. Púrpura…


Pasa más de una hora leyendo los envases. Pide un bolígrafo y anota aquellos nombres. Llena varias cuartillas. Las guarda en el bolsillo.

Seguramente ya conocía esos colores pero, sin llamarlos –sin saber su nombre-, nunca los vio del todo. (Las cosas sin nombre, ¿son del todo reales? Las cosas que no tienen una palabra o voz donde ser ellas mismas, ¿existen plenamente?)

Intenta retener cómo son el púrpura, el cárdeno, el sepia, el bermellón…

Al final, casi olvida lo que iba a comprar.

Sale de la ferretería con las tuercas y arandelas, pero sobre todo se lleva un botín de palabras. 

4 comentarios:

Aquí me quedaré... dijo...

Es fuerte la imprsión que me produce tu relato.
¿Cuántas cosas conocemos que a su vez desconocemos?
Me voy también cargadita de palabras

Un abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

Es fuerte la imprsión que me produce tu relato.
¿Cuántas cosas conocemos que a su vez desconocemos?
Me voy también cargadita de palabras

Un abrazo

Blanca dijo...

Yo también vine, hoy traigo la pila baja, ¿ como están los dos? espero que bien, hasta luego.

saiz dijo...

Blanca, Aquí: un abrazo a ambas.