14.1.08

Por dentro

Tras ascender a directora de recursos humanos, pude leer el resultado del test de personalidad que me habían hecho diez años atrás, cuando era una simple administrativa. Recuerdo que entonces tuve que rellenar un cuestionario y contestar a un montón de inocentes preguntas. No imaginaba que a raíz de eso pudieran sacar tantas conclusiones.

No sólo describieron mi psiquismo, sino que elaboraron una “proyección evolutiva” de mi personalidad. Y acertaron en todo.

Dedujeron que no secundaría huelgas; que me negaría a trabajar en fines de semana; que sería proclive a pedir excedencia por motivos familiares; que no faltaría al trabajo por gripes o catarros; que me implicaría en los resultados de la empresa…

Y, como digo, no se equivocaron en nada. De hecho, pedí una excedencia cuando nacieron los gemelos; nunca he faltado al trabajo por enfermedad; me opuse a trabajar los sábados y nunca he participado en una huelga. Además, está claro que me he implicado en la marcha de la empresa (de lo contrario no me habrían ascendido).

De modo que quienes me estudiaron mediante aquel test supieron de mí más de lo que yo sabía. Escudriñaron mis pensamientos y deseos. Penetraron en una zona de mi personalidad a la que ni siquiera yo sé llegar.

No allanaron mi casa, ni mi correo, ni mi teléfono. Pero entraron en mí.

Así que a partir de ahora, cuando quiera saber algo de mí misma (de lo que siento, de mi yo íntimo, de mis decisiones futuras…), preguntaré a los autores del test. Está claro que, para ellos, no tengo secretos.

4 comentarios:

aurora dijo...

Mucho peor que el Gran Hermano, no?

muy bueno lo tuyo dijo...

VIGILANCIA TOTAL EN LA OFICINA
Microsoft trata de patentar en EEUU una herramienta para controlar al trabajador
Actualizado miércoles 16/01/2008 13:11

EFE

LONDRES.- El universo de Gran Hermano, descrito por George Orwell en
su novela '1984', parece más cerca que nunca con una patente
solicitada por Microsoft que vigilará constantemente al trabajador
sentado frente a su ordenador, según se desprende de una información
del diario 'The Times'.

El periódico indica que la empresa estadounidense pretende desarrollar
un sistema informático que gracias a sensores inalámbricos miden en
todo momento el ritmo cardíaco, la temperatura del cuerpo, los
movimientos, la expresión facial y la presión sanguínea del
trabajador.

Ese tipo de tecnología que permite la observación constante de los
trabajadores estaba hasta ahora limitado a los pilotos o los
astronautas de la NASA, dice el diario, según el cual parece ser la
primera vez que se propone desarrollar un 'software' para todo tipo de
oficinas.

Según la patente presentada en Estados Unidos, los sensores del equipo
que desarrolla Microsoft serían capaces de leer "el ritmo cardíaco, la
respuesta galvánica de la piel, las señales cerebrales, la
electromiografía, las expresiones faciales y la presión sanguínea".

El sistema podría asimismo "detectar automáticamente la frustración o
el estrés en el usuario" y "ofrecer la ayuda necesaria", señala el
diario. Los cambios físicos del empleado se compararían con un perfil
psicológico individual basado en el peso, la edad y la salud del
trabajador.

Si el sistema descubriese una aceleración del ritmo cardíaco o de las
expresiones faciales que indicasen estrés o frustración, informaría a
la dirección de que el trabajador necesita ayuda.

Duras críticas

El Comisario de Información del Reino Unido, grupos de libertades
civiles y abogados dedicados a la defensa de la privacidad han
criticado duramente el potencial de ese nuevo sistema.

"Este sistema significa una intrusión en todos los aspectos de la vida
de los empleados. Es muy discutible desde el punto de vista de su
privacidad", afirma Hugh Tomlison, abogado experto en la ley de
protección de datos, en declaraciones recogidas por el diario.

Peter Skyte, del sindicato United, señala que la patente de Microsoft
"lleva a nuevos niveles de invasión de la privacidad la idea de
observar a las personas en el trabajo".

Para la Oficina del Comisario de Información del Reino Unido, "imponer
tal nivel de intrusión en (la privacidad de) los empleados sólo
estaría justificado en circunstancias excepcionales".

La Oficina de Patentes de Estados Unidos confirmó el martes que la
solicitud de la patente se publicó el mes pasado, año y medio después
de que Microsoft la presentase, y se cree que podría concederse dentro
de un año.

|-|µgØ dijo...

Chips, neurociencia. El asesino de Lennon era ya un experimento de control mental

saiz dijo...

Gracias por tu comentario,l-lugo. (Bueno, la verdad es que es complicado escribir tu nombre.) He intentado acceder a tu blog (si lo tienes) para leerte, pero no me ha sido posible a través de tu perfil.
Saludos.