10.7.06

Y no seréis juzgados.

Atasco de tráfico. Vehículos retenidos. Paramos, avanzamos, paramos.

Una ambulancia se anuncia con sirena y destellos. Desplazamos los vehículos a la izquierda para dejar un espacio junto al arcén. Cuando avanza la ambulancia, un coche le sigue y se abre paso.

Cláxones, protestas. Acusamos y juzgamos:

–Tío jeta, aprovechón, caradura.

El coche se detiene. Su conductor sale y grita:

-El enfermo es mi padre. Lo llevan a Urgencias. En la ambulancia no había sitio para mí.

Los que le hemos insultado desviamos la mirada: hacia el freno de mano o el acelerador.

5 comentarios:

Antón dijo...

tierra tragame!

Antón dijo...

Les sugiero visiten también

decir-lo-indecible.blogspot.com

Tincho For Ever dijo...

Muy bien descripto.
:)

noemi dijo...

Hay poesias del mismo autor en

seleccion-de-poemas.blogspot.com

charly dijo...

Gracias por la información.